Asociación Cultural Araseventos
  Título de la nueva página
 

PUEBLOS DE LA SERRANIA de VALENCIA.

DATOS DE LOS ARCHIVOS DEL REINO.
------------------------------------------------------------------
                                    ALCUBLAS

La villa de Alcublas constituye un Municipio de la provincia de Valencia, adscrito al Partido Judicial de Villar del Arzobispo. Dista 51 kilometros de Valencia y 15 del Villar. La población con cerca de dos mil habitantes, está situada a 774 metros de altura. El término tiene una extensión de 4.287 hectáreas, todo secano y muy montañoso, siendo sus principales alturas Cerro Pedroso a 878 metros. Los Molinos a 904, Verdinal a 614 y la Solana a 1.123. Existen pequeñas llanuras como las dominadas Llano de la Balsa, Hoyas Civera y la Hoya. Muy interesantes las cuevas denominadas La Roza y La Dotora, todavía inexploradas, y las simas del Barranco Begis y La Campana, a medio explorar.
El clima es proporcionado a la altura y, de no azotar los vientos, los fríos son llevaderos. Las nevadas no son frecuentes. Las lluvias escasas. Las tormentas aparecen en los meses de verano. Y los vientos son ; Regañón, del Noroeste;Cierzo, del Norte; Poniente, del Oeste; y Tortosano del Nordeste.
La parte sur del término tiene pinar y en el monteabunda el romero, el espliego y algunas variedades de tomillo. Todos los montes son propiedad del Municipio, siendo subastados los aprovechamientos forestales. Los pastos son administrados por la Hermandad de Labradores y Ganaderos, siendo de buena calidad para el ganado lanar y cabrio.
En estos montes de común, abundan las perdices y conejos y hay también palomas torcaces, tórtolas y codornices, así como tordos entre las aves de paso. Entre los animales dañinos predominan la zorra y el gavilán.
El terreno cultivable es de1.023 hectáreas, muy repartidas entre los vecinos, quienes poseen su principal riqueza en los términos colindantes de Andilla, Liria y Altura, donde cosechan su mayor cantidad de aceite, vino y algarroba. El cultivo de cereales es alterno y cada labrador procura cultivar la misma superficie cada año, utilizándose para estas labores el arado conocido por el nombre de “xaruga”, arrastrado, generalmente, por un mulo. La siega se realiza con la hoz por los propios labradores, y la trilla en las eras destinadas al efecto. En la actualidad se cuenta con tractores.
Hay 800 hectáreas de viñedos situadas al Norte y Este del término. Para la elaboración de vinos y obtención de subproductos, se cuenta con una Bodega Cooperativa y otra particular, dotadas de maquinaria moderna. Los vinos de esta población son muy buenos, siendo sus principales variedades el blanco y el negro.
Al cultivo del olivo se destinan 10 hectáreas, pero los alcublanos poseen , además, unas 700 en los términos de Liria y Altura. Existen cuatro fábricas de aceite con maquinaria moderna y prensas hidráulicas.
Las verduras que se cosechan en Alcublas, y en especial los tomates, son apreciadísimas. Pero tiene nuestro pueblo algo que destaca sobre todo lo demás: son los riquísimos higos, de variedad única, que apresuran a adquirir los comerciantes y almacenistas de Segorbe y Liria, y que sin duda son los mejores higos del mundo. Los producción media es de cincuenta mil kilos.
La ganadería tiene su importancia, siendo lanar, cabría y cerda, principalmente.
Otra riqueza la constituye el precioso mármol negro de las montaña alcublana, que tanta aplicación tiene para pavimento. La cantera es propiedad del Ayuntamiento y la piedra es llevada a Valencia para su pulimento.
La villa de Alccublas está comunicada con Valencia por un camino vecinal hasta Casinos, que enlaza con la carretera de Valencia-Ademuz. Con Segorbe, por el camino comarcal de Requena a Segorbe. Con Sacañet y con Villar por sendas pistas. Tiene servicio diario de coches de linea con Liria, enlazando con los trenes eléctricos de Liria a Valencia.
El censo de la Población es de 1855 habitantes. La población decrece, y su principal causa es el inconcebible trazado del camino vecinal de Alcublas a casinos, pues para nadie es un secreto que los labradores reputan un sacrificio enorme el tener que subir las cuestas de tan penoso camino, que encarece todo el trabajo. Otra de las causas de la despoblación es la escasez de término y la falta de agua. La mayor parte de la emigración es hacia Valencia, donde se ha formado la importante Colonia Alcublana, que agrupa a todos los oriundos de nuestro pueblo, Alcublas, que en 1910 contaba con tres mil habitantes, han disminuido en medio siglo mil habitantes, fenómeno que debe hacer reflexionar tanto a los alcublanos como a las Autoridades superiores
Alcublas es de origen árabe. Su nombre significa agrupación de gentes, y primeramente se denominó <>. más tarde <> y en la actualidad<>. Ello prueba el retroceso de la lengua Valenciana en esta comarca y explica también la intuición de los alcublanos- como un claro fenómeno de atavismo- para atender y hablar correctamente el Valenciano.
No se encuentran documento ni dato alguno que justifique el título de Villa, pero en la carta de donación del pueblo por el Rey Don Jaime I a Doña Teresa Gil de Vidaura, en 4 de abril de 1257, se denomina nuestro pueblo <>.
En 1232 el Rey Don Jaime I declaró la guerra al rey moro de Valencia. En 1237, cuando el Rey Don Jaime I estaba proveyendo su castillo del Puy de Santa María, llegó el Monarca a Alcublas con cien hombres de a caballo, donde supo que el Rey moro de Valencia, Zaen, estaba con todo su poder en Liria para impedirle el paso. Como recuerdo de su paso, donó el Rey una virgen de “”La Salud, que, según tradición, llevaba prendida en su caballo(2). después de caer Valencia en poder del Monarca aragonés , procedió este el reparto de villas y lugares, correspondiendo Alcublas a Doña Teresa Gil de Vidaura, cuya donación se hizo por el Rey, estando en Lérida. en 4 de abril 1237.

Otra referencia encontramos de fecha 27 de febrero de 1267, según la cual, el Rey Don Jaime I, concedió a Juan Martín, Domingo Valiente, Julián Mañes y quince vecinos más, el sitio llamado <> con su castillo <>. Les concede las casas, tierras, montes, valles, etc. Y añade la carta de donación:<>.


Siglo y medio más tarde aparece que Alcublas, juntamente con Altura, fue donada por los Reyes Don Pedro y Don Martín a la Cartuja de Vall de Crist, cuyo Monasterio tomó posesión de la villa en 29 de marzo de 1407. Durante siglo y medio sufrió Alcublas el yugo opresor del Señor feudal con los servicios personales para su defensa, sumisión a batallar en su lugar y la prestación personal y de caballerías para el cultivo de las tierras. Realizada la donación de la villa a la Cartuja de Vall de Crist, pasaron los alcublanos a ser vasallos precunianos del Monasterio y venían obligados a un impuesto de dinero o bien a la cesión de parte de los frutos, diezmos, primicias, censos, etc., no eran libres para elegir el Consejo o Ayuntamiento, sino que este, así como el Bayle, Alcalde y Justicia, eran designados, mediante propuesta del Consejo, por el priorato. El Bayle era el administrador del Patrimonio de la Cartuja y como Lugarteniente del Prior. El consejo necesitaba licencia del Priorato para crear árbitros, hacer repartos, etc. Además era también potestativo del Prior la designación del fabriquero y lucero de San Antonio. los que eran elegidos para ocupar cargos tenían obligación de personarse en el Monasterio a besar la mano de prior en señal de sumisión. Es curioso saber que , en cierta ocasión, por haberse apartado del Prior de Vall de Crist de la propuesta del Consejo para nombrar Alcalde, se negaron los del Consejo a ir a la Cartuja a besarle la mano; no se admitió el nombramiento y se sostuvo pleito sobre el asunto, en la cual fallado por la Audiencia de Valencia a favor de la Villa de Alcublas. En otra ocasión se negó el Consejo a dar posesión al Bayle nombrado, fundándose en que era lego el designado, esto es , que no sabía leer ni escribir.
No disponemos en Alcublas de documentos antiguos, que los valiosos pergaminos existentes en el Archivo fueron destruidos durante la revolución de 1936. Pero según consta en el Archivo de Altura, donde se conserva un verdadero tesoro documental, Alcublas, juntamente con Altura, alcanzaron una gran significación en la Valencia foral e incluso tuvieron la condición y consiguientes prerrogativas de calles de Valencia, es decir, de territorio metropolitano de la capital del Reino. En el referido Archivo existe un mapa de Alcublas, probablemente del siglo XIV, actas de amojonamiento, donaciones, censales , etc., que hacen referencia a nuestro pueblo siendo el más antiguo documento, acta de deslinde del año 1251
El escudo de Alcublas lo forma la Cruz de san Antonio sobre el escudo de Aragón.
Entre los acontecimientos contemporáneos figuran los de las guerras carlistas. En 1836, el Jefe carlista Llangostera sorprendió a las tropas isabelinas al salir de esta población, causándoles 414 muertos.
En la guerra de Liberación Alcublas sufrió lo suyo, pero superada la contienda, nuestro pueblo inició una etapa de recuperación. En los últimos años se construyó el pozo con motor, y abrevadero, de la calle de San Antonio: se instaló agua en seis fuentes situadas en diversos puntos de la población. Se construyó el puente sobre La Ramblilla, así como un campo de deportes. Fue reconstruida la torre parroquial después del aparatoso derrumbamiento que sufrió la vieja edificación, siendo asimismo reparada la Iglesia Parroquial y decorado el retablo del Altar Mayor. se pavimentaron plazas y calles, construyeron aceras y se urbanizaron pintorescos rincones. Una nueva Bodega Cooperativa y una almazara coadyuvan a la economía de la villa ; obras de saneamiento y ensanche, repoblación forestal y arbolado, construcción de un Centro Primario de Higiene Rural con vivienda para médico, teléfono,etcétera, esmaltan, entre otras realizaciones, la política municipal de los últimos años bajo la dirección del alcalde y Jefe local del Movimiento, don Joaquín Lázaro Gabarda.
En sesión plenaria de 27 de mayo de 1960 fue adoptado el Municipio de Alcublas por la Diputación de Valencia.
Fiestas y costumbres: Podemos citar entre todas, la Romeria que celebra esta villa el primer sábado de mayo al Santuario de Nuestra Señora de la Cueva santa, la que data de numerosos cientos de años. La procesión se forma en la Iglesia Parroquial y los soldados que han cumplido sus deberes militares, vestidos con el uniforme de licenciamiento, llevan a la Virgen en hombros hasta el Santuario, a doce kilometros del pueblo y en término de Altura. Todas las Autoridades de esta villa acuden a recibir a la romería de Alcublas. Un momento antes de entrar al Santuario, los Alcaldes de Altura y de Alcublas se cambian las varas, como señal de que en el Santuario manda el alcalde de Alcublas mientras duran los actos de la Romería. La santa Misa es oída por ambas Corporaciones, de Altura y Alcublas, que se colocan a derecha e izquierda, respectivamente, de la Virgen. Cada Ayuntamiento almuerza separadamente, pero terminada la comida se reúnen en una dependencia del Santuario, invitando los de Alcublas a pastas y vinos del terreno, y los de Altura a turrones, licores y peladillas. después de una agradable sobremesa, nuevamente se forma la romeria, que sale hacia Alcublas después de que los Alcaldes se han devuelto sus repectivas varas.
Otra de las fiestas patronales se celebran el día 17 de eneroen honor de San Antonio Abad, con fesejos populares, y actualmente las organizadas por el Ayuntamiento, en coalboración con la colonia alcublana en Valencia, se celebran a primeros de septiembre en honor a la Virgen de los Desamparados y Virgen de la Salud.
Se juega a la pelota valenciana en calles de la población, llegando a jugarse, simultáneamente, en siete u ocho calles.
Mensualmente se reunen todos los pastores y ganaderos para descriminar los daños cometidos en la agricultura por los respectivos rebaños. Se discute daño por daño y caso de no resultarclaro el responsable se abonan los daños solidiarimente. Estas reuniones llamadas <> tienen una gran importancia y, aparte lo pintorescas que resultan, costituyen una garantia para el agricultor.
   (1) Nuestro recuerdo emocionado al que fue Secretario del Ayuntamientodon Joé Alegre, a quien debemos un interesante acopio de datos sobrela Historia de Alcublas.
   (2) Dicha imagen , según la tradición, fue colocada sobre una gran piedra a la salida del pueblo, frente a la fuente actual que lleva su nombre y en cuyo auténtico lugar el Ayuntamientode Alcublas y la Colonia Alcublana colocaron e molnolito que perpetúa aquel hecho.
-------------------------------------------------------------
         ALTURA NOTA GEOGRAFICA
   Municipio de 1.402 edificios, con 3.079 habitantes, partido judicial y diócesis de Segorbe (a 2 km.), provincia de Castellón de la Plana. Está situada al SO. de esta provincia, a 54 km. de la Capital de Valencia.

    Próximo a la población hay una parte de tierra de mucho fondo, que es fertilísima. El resto del término es casitotalmente montuoso.
   Está surcado por numerosos barrancos: De la Loma, Honde, del Aguardiente, de magaña, de Berche de la Segadiza,Masó, La Noguera, de Cerezo, de Herrero, de Gabarda,de la Pitera, Hilario, Bejés, rincónde Frías, del Cuervo, Pozuelo, Cabrera, San Julián, Jarea,etc.
 

   Tiene el Término numerosas fuentes, algunas de condiciones de potabilidad extraordinarias,  entre otras: Fuentecica, Fontanicas, Berro, canaleta, Rivas, torrecillas, de la Noguera, Hontanar, de la perdiz, de la Murta,  del Moro, del Gorgo, del Tendero, del Oro, Sá, de Mañes, de Noé, de Gúiso, de Mundo, Peña rubia, del Príncipe, Pozuelo, etc.

   Tiene alturas de montaña notables, como Segadiza, Pata de caballo, Escarán, Montemayor (1.015), el Calero (900), Cerro de las Mulas, la Murta, Saboñoso, Escoriguela, el Rejo, Umbría, Gabarda, (822), Pollino (804), Rodeno (678), Pajaricos (788), Alto Lozano (826), etc.

   El  monte público, de propios, poblado de pinares (Carrasco), en una extensión de 3.300 Ha, está muy bien conservado, con paisajes maravillosos, desde donde se divisa la planicie de Liria, la famosa huerta valenciana, y al fondo el mar. Tiene enclavadas las masías de Albanillas y Cucalón.

   Produce frutales apreciadísimos, y hortalizas y cereales, En el secano, olivos (cuyos aceites han sido premiados en diversas exposiciones), almendros, madera pastos y leña baja. La ganadería es muy numerosa, lanar y cabrío.

   Existen minas de plomo y  barniz (no explotadas), canteras de mármol negro, caolín (Cueva Santa y Santa Bárbara, 25 Ha), arenas de material refractario, yeso y piedra de cal.

   A 1´200 Km. Está la carretera nacional, 234, Sagunto-burgos, y a la misma distancia, el ferrocarril Valencia-Zaragoza. Atraviesa su término de E. a O. la carretera comarcal Requena Segorbe, núm. 224, que, pasando por la Cueva santa, va a Alcublas, y de N. a S., la carretera a Gátova-valencia.

   Próximo  a la población pasa el ferrocarril, con mineral de hierro, de Ojos negros, de la Compañía de Sierra Menera.

   La población escolar es de 420 alumnos, que reciben la enseñanza en doce escuelas. El día 20 de mayo se ha inaugurado el magnifico Grupo escolar, dedicado a la patrona Virgen de Gracia, en el cual  se alojan seis graduadas.

   Existe una cartería rural; farmacia, con servicio para Altura y Gátova; dos médicos titulares y un veterinario.

   El término municipal limita con los términos de Segorbe, Jérica, Alcublas, Liria, Gátova.

NOTA HISTORICA: El Rey Don Jaime el conquistador cedió la Villa, en 1235, a Don Pedro Fernández, señor de Albarracín quien al hacer testamento en 2 de abril de 1241 la dejó  en legado a su hijo Álvaro; dejó éste el señorío de Albarracín a su hija primera Teresa, y Chelva y Altura a su segunda hija Doña Elfa, que se casó con Don Jaime de Jérica, hijo del Rey Conquistador y de Doña tersa gil de Vidaura. Don Jaime tomó el nombre de Jaime I de Jérica.

   Recientemente apareció en el archivo municipal un pergamino del año 1251, en el que se delimita perfectamente el término.

   El poblado, de origen y construcción mora, tenia cuatro puertas; una daba y da al NE. (Portalico); otra, desaparecida recientemente, daba al SE, otra, al  S. 8Portillo), y la cuarta, al NO.

   La torre árabe, próxima a la antigua mezquita, tenía dos cuerpos y servía de vigía a la población. Recientemente, con ocasión de las obras de saneamiento, se han encontrado cadáveres bajo los fundamentos de dicha torre.

   En 1260 las rentas eclesiásticas de Altura pasaron  al Decanato de Valencia. En 13 de julio de 1277 se adjudicó esta parroquia al obispado de Segorbe, pero, más tarde, el obispo de Segorbe cedió las décimas de Altura al señor de Jérica por treinta años en cien sueldos anuales. Por testamento de Don Jaime de Jérica, en 2 de junio de 1284, pasó esta población a su hijo Jaime II, casado con Beatriz, hija de Roger de Lauria.

   Al morir éste, y por testamento de 16 de agosto de 1321, pasó esta Villa a su hijo Jaime III, el cual murió sin sucesiones 1336, pasando sus estados a su hermano D, Pedro.

   El obispo D´UII, en 1332, pleiteó con los señores de Jérica sobre los diezmos de Altura, cuyo pleito ganó.

   En 1357 el obispo Don Elías liberó a los habitantes de Alcublas de tener que acudir a Altura, poniendo allí un vicario, dotándolo con nueve cahíces de trigo; de ellos, cuatro cahíces de Altura, y fundando el oficio de arcipreste de la Catedral con las primicias recobradas de Altura.

   Juan Alfonso de Jérica, hijo bastardo de Jaime III, al prestar un servicio a Don Pedro IV, 1364, entregándole unos estados traidoramente, fue recompensado por el Rey, recibiendo en 29 de junio varios lugares, entre ellos Altura del cual se posesionó en 1366. Al morir Juan Alfonso, el Rey puso en secuestro algunas  villas,  que las devolvió a la viuda de Don Pedro de Jérica, pero en 6 de julio de 1372 se creó el condado de Jérica para Don Martín,  infante,  casado con Doña María  de Luna, posesionándose en 13 de enero de 1373. A partir de este momento, ya no se separó de la Corona.

   Don Martín deseó tener en sus dominios  un monasterio cartujo, y eligió un valle, próximo a la población, al que llamó Valdecrist. Compró las masías de Miguel Castellón, Sevilia López y Miguel Faust (el pergamino de compra lo poseemos), en 1383, y las dio a la Orden Cartusiense en 18 de marzo de 1385, dotándola de varias rentas de varias rentas (6.000 libras y 60cahíces trigo). El 8 de junio de este año se celebró la primera misa. El Rey Don Pedro, en 30 de enero de 1386, confirmó  las donaciones  de su hijo Don Martín, y éste, en 1391, dio al Monasterio el lugar de Altura con Alcublas, una renta sobre las morerías de Segorbe y de Vall de Almonacid, y parte de los frutos de la rectoría de Castellón de la Plana.

   Muerta Doña María, el Rey vivió más tiempo en la Cartuja, y en 1 de enero de 1407 hizo donación absoluta  de Altura y Alcublas. Con todos sus derechos. Con aprobación de Benedicto XIII incorporó al monasterio los diezmos de ambos pueblos, pero ante una protesta del obispo de Segorbe, se comprometió el monasterio a pagarle una pensión.

   El claustro grande fue consagrado en 18de enero de 1415, en presencia de Bonifacio Ferrer, que, por cierto había de ser el primero en recibir allí sepultura.

   Es de destacar que al ser nombrado Señor de Altura y Alcublas, el monasterio, en 1407, tenía éste el poder de nombrar Baile y Regidor de la villa, convocar a sus vecinos o prohibir sus reuniones; en cambio, el jurado de Altura y el vicario perpetuo, eran nombrados por el pueblo y el obispo, respectivamente. La paternal dirección del monasterio sobre ambas villas ha hecho de sus habitantes sentir un general respeto por el monasterio.

   En el año 1503, según un documento, o en 1501, según el P. Justicia, se descubrió la sagrada imagen de Nuestra Señora de la Cueva Santa, en la famosa cueva del Latonero, a doce kilómetros de esta Villa y dentro de su término municipal, lo que ignoran algunos escritores que localizan el hallazgo en Segorbe.

   La historia, milagros y vicisitudes de esta Santa Imagen, sería prolijo enumerarlas, Sólo  diremos que los jurados de Altura, ante la afluencia de devotos, construyeron un cobijo y en 1560 los cartujos se llevaron las tejas del mismo y tuvieron que abonar a dichos jurados siete libras por el espolio. Un sastre de altura, Bonfill, cuidaba del aseo de la Cueva y le ayudaban los vecinos de esta Villa, Francés Gómez y Andrés Villafranca. En 1579 el canónigo Gerónimo Decho, de Altura, costeó un pequeño altar, cerrándolo con verja de madera,  y su hermano  Alejo Decho, propietario de los terrenos de la cueva, se constituyó clavario de la ermita.

   El obispo Salvatierra, en 13 de septiembre de 1584, revisó las cuentas de la Cueva Santa, presentadas por los jurados  de junio de 1592 pusieron los cartujos las Armas de la Orden en la puerta del Santuario. Desde 1593 a 1606 es el famoso pleito con los cartujos y el obispo sobre jurisdicción  del santuario, fallándose  a favor del obispo.

   En II de octubre de 1621 el obispo Casanova  accedió a que llevaran la administración del Santuario  el clero de la  villa, pero en 22 de febrero de 1631 quitó aquella administración al clero y la concedió al vicario y jurados de altura

   En 1622, y día13 de abril, fue traída por primera vez la Sagrada Imagen de Altura, y llevada, de aquí, a la Catedral, devolviéndola el clero de Altura al Santuario el 18, habiendo conseguido la lluvia que se pedía. En 1626, de nuevo fue traída la Imagen.

   El obispo Serrano redactó nuevo Reglamento de administración, de acuerdo con el vicario y jurados de dicha villa, en Iº de julio de 1640 y estableció que hubieran dos capellanes, debiendo siempre elegir entre los hijos de Altura si los hubiere. Los primeros nombrados fueron Juan Arnau y José Martín. El santo padre aprobó, en 19 de julio de 1642, la nueva  Cofradía, en la que ingresaron Felipe IV,  la reina Isabel, el   Virrey de valencia, el obispo, etc. Son treinta y dos veces (según nuestras notas) las que se ha  bajado la Imagen en rogativa, implorando lluvia, que se ha conseguido siempre.

   La otro Imagen, Patrona de la Villa, es Nuestra Señora de Gracia, que, según tradición, fue hecha por manos de Ángeles, que, en forma  de peregrinos, se hospedaron en esta Villa. Según otros, es una de las imágenes que llevaba el Rey Conquistador al frente de sus ejércitos. Lo cierto es que ha librado a la Villa siempre de la peste. Son  numerosos los milagros realizados y los exvotos que lo acreditan. En 1549 se fundó  una capellanía (cuyo documento poseemos), y, según tradición, el año 1636  reveló  la Santísima Virgen que si se continuaba  cantando la misa todos los sábados, al alba, libraría a la Villa del contagio de la peste. Es una talla policromada, digna de verdadera admiración. La villa la tiene verdadera devoción, a pesar de la mano sacrílega  que, en 1936, la mutiló.
------------------------------------------------------------

  

 

 

 
  Hoy habia 81393 visitantes (139343 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
TITLE>PRINCIPAL